A solas con Príapo

priapo (1)La asignatura de Historia de Arte está llegando a su fin, se va haciendo la hora de ir cerrando el chiringuito, las últimas entradas se suceden apurando hasta el o minuto y creo que es el momento de hacer una última entrada que, de una forma u otra, ponga el punto y final a mi papel en este blog. Esta entrada tendrá como protagonista a Príapo, dios menor rústico greco-romano de la fertilidad y el cual da nombre a éste, nuestro blog y el de todos vosotros. Y es que, como decía, este dios de la antigua Roma con influencias griegas era símbolo de la fuerza fecundadora de la naturaleza y la fertilidad, tanto de la vegetación como de todos los animales relacionados con la vida agrícola, y un personaje puramente fálico. Era adorado como protector de los rebaños de cabras y ovejas, de las abejas, del vino, de los productos de la huerta e incluso de la pesca.

Existen distintos mitos sobre el origen de Príapo pero el más admitido sitúa el nacimiento de Príapo en Asia Menor, siendo hijo de Dionisio y Afrodita. Pero Hera, por su odio de madrastra contra el primero y celos contra la segunda, maldijo al niño para que naciese deforme. La deformidad consistió en un pene de dimensiones extraordinarias. Afrodita, temerosa de la burla de los dioses, lo abandonó en el monte donde fue recogido y criado por unos pastores, que acabaron rindiendo culto a su virilidad. Así nació Príapo como dios campestre, pero es sin duda su colosal pene lo que ha trascendido hasta nosotros. Tan famoso y tan colosal como que en algunas pinturas aparece sostenido por una especie de balanza.

e5b6e0b6c90b11e1bef722000a1e8bb5_6

“Me preguntas por qué llevo mis partes sin cubrir; date cuenta de que ningún dios oculta nunca sus armas”

Muchas son la leyendas, los dichos, las citas, las curiosidades y las historias que circulan sobre este dios, bajo mi punto de vista tan interesantes, de las cuales aquí os dejo algunas:

  • “Príapo poseía un enorme falo, un gigantesco órgano sexual masculino que parecía labrado en mármol”
  • ……el día del desfile, a plena luz del sol Príapo y su enorme pene engrasado eran arrastrados sobre un carro tirado por jóvenes sátiros. El falo de priapo era tan grande y pesado que el carro tenía que ser equilibrado con contrapesos de plomo. Venía precedido por señoritas de las mejores familias, las “canéforas” o portadoras de las canastas sacrifícales, llenas de manzanas, higos y vinos
  • Heródoto dice que en Egipto se desfilaba sosteniendo títeres cuya única parte móvil era precisamente el falo, el cual era tan largo como la mitad de la estatura del títere.
  • Una arqueóloga, Eva Kuehls, cita a un autor antiguo, Kalixeinos de Rodas, testigo de una procesión celebrada en Alejandría, en 275 a.C. Reporta que se exhibió un falo de madera de 180 pies de largo, dorado. De haberse colocado en posición vertical, aquel órgano hubiera sido tan alto como un edificio moderno de veinte pisos. Esta increíble pieza desfiló en una ciudad que contaba con medio millón de habitantes, quienes con gran fervor entonaban himnos a Dionisio al paso de aquella desmesurada erección……
  • Cuenta la leyenda que Lotis, ninfa amada por Príapo y a la que éste perseguía continuamente, pidió a los dioses ser transformada en planta: loto. ¡Tal era el espanto ante tan desarrollado miembro!. Este mito recuerda al de Apolo y Dafne. Y aún otra leyenda tardía cuenta que la diosa romana del hogar, Vesta, se despertó con los rebuznos del asno, animal que la aterraba, en el momento en que Príapo la poseyó.

priapoÉste joven y obsceno dios era considerado una divinidad rustica menor. ¿Menor? Su falo desproporcionado en perpetua erección simbolizaba la fuerza fecundadora de la naturaleza. ¿Acaso no es entendible que muchos poetas le dedicaran a su figura algunos versos, como el gran poeta alcarreño Jota Siroco en su “Oda a Príapo”?:

ODA A PRIAPO

Este falo capón que ves ahora
capullo de algodón ya sin sentido
fuera otro tiempo verga vibradora.
Fuera otrora magnífico badajo,
cucaña, mástil, espolón altivo…
sin rodeos, mi amor, un buen carajo.
Este morcón con aires de morcilla
nació caña de lomo y fue chorizo
enhiesto cual Giralda de Sevilla.
Monstruo sedente hoy, en horas bajas,
no queda a su placer otro destino
que el lúbrico manubrio de una paja.
Compadeciose ella del otoño,
cayo la falda, le mostro el chumino
y a Príapo dejó besarle el coño.

Un tío sin duda a destacar nuestro héroe, capaz de achantar a cualquiera. Cuenta la tradición que cierta vez tuvo algo más que palabras con un asno a causa de la polémica suscitada por la comparativa de los respectivos miembros viriles. Por supuesto ganó nuestro protagonista la disputa y además mató al jamelgo como escarmiento.

Priapo (2)Los romanos solían colocar en sus jardines estatuas de Príapo con objeto de garantizar una cosecha abundante, al tiempo que hacía las veces de espantapájaros. Consideraban que propiciaba las buenas camadas en los rebaños y cosechas abundantes. Por ende, Príapo alejaba el mal de ojo y su estatua protegía la huerta de los ladrones.  En este papel de protector y guardián, se describe a Príapo haciendo uso de la sodomía como amenaza hacia los intrusos, a los que ocasionaba un largo escalofrío al soltarles las palabras que a continuación transcribo:

“Quae percider puer, moneo, futuere puella” “barbatum furem tertia poena manet”.

(Te sodomizaré muchacho, te lo advierto; a ti muchacha te follaré; al bárbado ladrón la tercera pena es la que le espera).

“Ne prendere, cave. Traiectus conto sic extendere pedali ut culum rugam non habuisse putes”.

(Ten cuidado no vaya a cogerte. Atravesado por mi percha descomunal, quedarás tan estirado que nunca pensarás que tu culo tenga curva alguna).

Cabe destacar que la tercera pena es la irrumación, del latin “irrumatio” y supone una variante de la felación, concretamente el sexo oral sobre el pene y el escroto. El irrumador -el hombre cuyo pene es chupado- es quien realiza todos los movimientos sobre la persona que recibe el pene en su boca.

En Roma el culto a esta divinidad menor estaba muy extendido en comparación con Grecia y eran muy comunes las inscripciones y carteles con Príapo como protagonista. A veces, advertencias contra ladrones e intrusos que recibirían el castigo marca de la casa (ya hemos visto que a éste le daba por amenazar a todo el mundo con duros y dolorosos castigos basados en la penetración), otras veces divertidas alusiones mitológicas.

priapo2Otros escritos que merecen ser nombrados en esta entrada son los Priapeos, una colección de 80 poemas erótico-festivos de extensión breve que tienen como tema básico al dios Príapo hablando en primera persona a sí mismo o a un devoto o simplemente inspirados en él. Vale, no es Homero ni Horacio, pero al fin y al cabo esta literatura poética popular, aunque heterodoxa, no deja de ser clásica. A continuación os dejo una selección de estos Priapeos Romanos.

  1. Aunque como ves yo, Príapo, soy de madera, igual que de madera son mi hoz y mi verga, te cogeré y teniéndote así te la meteré toda entera, por muy grande que sea, más tensa que una cítara, hasta la séptima costilla.
  2. ¿De qué te ríes, tontita? No me hizo Praxíteles, ni Escopas, ni fui esculpido por la mano de Fidias; fue un campesino el que cogió un tronco en bruto y me dijo: Tú, sé Príapo. Pero ya veo que me miras y te ríes. Debe parecerte muy sabrosa esta cosa que se eleva como una columna entre mis ingles.
  3. Para quien aquí cortase una violeta o una rosa, o robase alguna fruta u hortaliza sin pagarla, pido que, sin tener mancebo ni mujer, reviente de una erección como la que en mí veis y tenga que golpeársela sin cesar en el ombligo.
  4. Este cetro que, procedente del árbol, nunca más volverá a reverdecer, este cetro que reclaman para sí las jovenzuelas lujuriosas, que algunos reyes desean tomar entre sus manos y que besan los nobles sodomitas, se hundirá en las entrañas del ladrón todo entero hasta la empuñadura de los cojones.
  5. Oh, Quírites, o me cortas el miembro viril que noche tras noche fatigan las vecinas siempre calientes y más lujuriosas que los gorriones en primavera, o reventaré y os quedaréis sin Príapo. Ya ves que estoy jodido, agotado, pálido y macilento, yo que antes, rubicundo y valeroso, solía atravesar hasta a los ladrones más fuertes. Ahora, pobre de mí, me faltan las fuerzas, y escupo peligrosos esputos entre espasmos de tos. (nuestro héroe en decadencia).
  6. Que me muera, oh príapo, si no me avergüenzo de decir palabras torpes y obscenas. Pero como tú, siendo dios, muestras sin pudor los huevos al aire, debo yo llamar al coño coño y a la verga verga.
  7. “Oh, Priapo, amenazador con tu hoz y con esa otra parte aún mayor, indícame, por favor, el camino a la fuente” “Ve, forastero, por esas viñas; pero si coges una sola uva, otra agua tendrás que tomar.”
  8. El rey del rayo es Júpiter. De Neptuno el arma es el tridente. Poderoso gracias a su espada es Marte. La lanza, Minerva es su atributo. Con el tirso emparrado, Baco entabla el combate. La mano de Apolo lanza la flecha, como todo el mundo sabe. Arma la pica invicta la diestra de Hércules: más a mí un carajo erecto, me hace terrorífico.
  9. Si a robar viniesen una mujer, un hombre o un muchacho, que aquélla presente su coño, aquél su boca, éste sus nalgas.

Y después de esta impresionante exhibición de poesía clásica dedicada a esta deidad tan curiosa, voy a cerrar mi participación en este blog con estos sutiles versos que exhalan cual finísimo surtidor los labios de Príapo:

“Donec proterva nil mei manu carpes,
Licebit ipsa sis pudicior Vesta.
Sin, haec mei te ventris arma laxabunt,
Exire ut ipsa de tuo queas culo.”

(Mientras no robes nada con esa atrevida mano,
podrás mantenerte tan casto como la mismísima Vesta.
De lo contrario, esta arma te abrirá en canal de tal modo
que podrás salirte entero por tu propio culo).

Un abrazo, y hasta siempre.

966817dcb13132929273

Gatónidas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A solas con Príapo

  1. Peggyisthequeen dijo:

    A ver, o son imaginaciones mías o yo casi que te reconozco en esa fotografía final :-). Realmente has hecho una documentadísima entrada sobre la figura que da nombre en a vuestro blog. Muy divertido, muy interesante… un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s